Feeds:
Entradas
Comentarios

Como ya os conté en un post anterior soy descendiente de japoneses y como tal tengo rasgos orientales. Nada más bajar del avión y llegando a la zona de inmigraciones, hay una persona que se dedica a separar a los que viajeros nacionales de los turistas. Yo me dirigí al área de turistas, mientras estaba caminando tranquilamente, por detrás de mi venía esta persona cabreada preguntándome que “por que vas a la zona de turistas, Japoneses al otro lado”, yo en inglés traté de explicarle que era turista, al ver mi acento, mi mujer y mi pasaporte, esta persona se disculpó y se fue tranquilamente a seguir controlando a los pasajeros.


Una cosa que me sorprendió fue lo limpio que era todo allí, después de adquirir los billetes del tren hacia Ueno, esperamos a que llegara, cuando llegó al salir todos los pasajeros entraron dos personas encargadas de limpiar el tren, la verdad es que no se que hacían, por que se les veía con la escoba y el recogedor, pero no recogían ni barrían nada, simplemente por que no había nada que recoger, el civismo es increíble.


Cuando comenzamos el recorrido, tuve una sensación rara, por que nunca había visto tanto oriental junto, toda mi vida había estado acostumbrado a andar en “minoría”, lo que para mí era lo normal y llegar y que se invierta la situación, me pareció raro. Mientras tanto, cuando el tren salió al exterior y comenzamos a ver las casas que habían, mi mujer me repitió varias veces que se sentía como en los dibujos animados, las casas eran iguales a las que vez en Doraemon o Shin Chan.


Por último, para mi fue relativamente fácil salir del avión, comprar los billetes y subir al tren, para mi la verdadera aventuramapa-a-hotel-edoya comenzaría al bajar del tren de en la estación Keisei Ueno. Nada mas bajar del tren, se me ocurrió decirle a mi mujer, “aquí te quiero ver, cómo nos vamos al hotel ahora” (estaba un poco acojonado por que los carteles estaban escritos en Japonés y no quería pasar lo que pasé al llegar a Atenas) a lo que mi mujer me responde muy segura “no te preocupes, tu sígueme”, sacó el mapa, salimos de la estación, y llegamos en 10 minutos andando al hotel, muy fácil todo. Con un buen mapa y estudiado con tiempo, se llega muy bien. Miren el mapa que está en el post.


Bueno, en el siguiente post os contaré del itinerario del primer día, ya que llegamos sobre las 12:00 h. al hotel.


Anuncios

19/11/2008 05:20 h. llegamos a esta hora al aeropuerto del Prat de Barcelona, todo fue muy rápido, como nosotros estamos acostumbrados a viajar con poco equipaje, sólo tuvimos que pasar por el express check in de Lufthansa, sin problema alguno, el tiempo de espera se hizo corto, por que mientras entrábamos a la zona de embarque y que tomamos un café, ya nos dio la hora de salir.

 

Primer vuelo con dirección a Frankfurt, muy cómodo, llegamos con mucho tiempo de antelación a nuestro próximo vuelo, directo a Tokio, como teníamos tiempo yo quería tomar el tren al centro de Frankfurt comer algo y regresar, pero mi mujer se negó a hacerlo, por que estaba cansada y quería leer sus revistas!, así que a ver tiendas del aeropuerto… para los despistados, la botella de agua de 500 ml en ese aeropuerto cuesta unos 3 €!!! Es mejor tomarse un buen Chai Tea Latte!!!

 

Increible, el vuelo estaba “petado”, no había asiento vacío, nosotros afortunadamente habíamos hecho la reserva de los asientos mucho tiempo atrás, así que teníamos los que queríamos, yo pensé que cada asiento tenía su propia pantalla y mandos como lo tienen KLM y Airfrance para vuelos intercontineBochanntales, pero no, Luftahansa recién los estaba poniendo, a nuestro lado se sentaba un señor que era igual a Bochan (uno de los amigos de los dibujos animados Shin Chan, serie que a nosotros nos encanta), era idéntico, sólo que en mayor.

 

Dentro de la información que nos dieron en al avión estaba la carta de la comida, había para elegir entre el menú japonés y el occidental, recuerdo que en uno de los capítulos de Shin Chan, lo utilizaron en la parodia y la verdad es que fue algo gracioso, por que todos los japonenses pedían el menú occidental, mientras que los “no” japoneses pedían el japonés.

 

En resumidas cuentas el vuelo fue tranquilo y llegamos un poco antes de lo previsto, y como teníamos tiempo el piloto del avión nos dio una “vuelta” por Tokio para que ambos lados del avión podamos ver el Monte Fuji, felizmente lo hizo por que fue lo más cerca que estuve visualmente de él.

 

Para mi lo genial fue lo del aeropuerto, sólo tardamos en salir 20 minutos, desde que se abrió la puerta del avión hasta que salimos de la aduana. Lo primero que fuimos es ir al Stand de Información Turística de Tokio para recoger mapas y folletos y de allí directo a comprar los billetes de tren de la línea Keisei.

Aeropuerto Narita

Una vez que compramos los billetes nos subimos al tren y sin problemas nos dirigimos a Ueno Station.

 

En el próximo post os contaremos nuestras primeras peripecias en Tokio.

Después de leer en múltiples foros, revisar detenidamente las condiciones de uso del Japan Rail Pass y calcular todos los desplazamientos que íbamos a hacer, la respuesta es un rotundo ¡SI!

 

Un billete de Tokio-Kyoto-Tokio cuesta unos 25,420 ¥, el Japan Rail Pass de 7 días cuesta unos 23,800 ¥, y te da derecho a utilizar TODOS los trenes de la compañía Japan Rail, al igual que una “tarifa plana”, vimos, también, que esta compañía manejaba trenes tipo “cercanías” y “metro” tanto en Tokio como en Kyoto.

 

Revisando los mapas y blogs acerca del metro de Tokio, nos dimos cuenta que habían como mínimo 3 empresas que operaban el transporte de metros o trenes en la ciudad, Japan Rails, Tokio Metro y Keisei, y que cada una era independiente entre si. Por otro lado una de las líneas principales de Tokio, la Yamanote (similar a una línea circular), pertenece a la Japan Rail y tiene paradas por los principales barrios, con el Japan Rail Pass nos ahorraríamos un montón de dinero, por que en el metro o tren, los precios no son por billetes, si no, por trayecto recorrido.

 

Visto lo visto, nos lanzamos a buscar formas de ir del aeropuerto a Tokio sin usar el JRP, buscando en los blogs, encontramos que la manera más barata transporte era el Limited Express de la Keisei line (mucho cuidado que esta empresa tiene dos líneas, la cara que es el Skyliner y la barata el Limited Express), que llega hasta el parque Ueno, muy cerca del hotel al que íbamos, nos cobrarían 1,000 ¥ por trayecto y la estación estaba ubicada dentro del aeropuerto.

 

Una vez decidido como movernos, tuvimos que ver en dónde íbamos a comprar el JRP en España, encontramos varias agencias, entre ellas:

 

All Nippon Airways

Jalpak

Japan Airlines

JTB Corp.

Kintetsu International

Toptour

 

La que mejor tipo de cambio nos dio fue Kintetsu en Madrid y además a parte de recoger los pases, me dieron un montón de información de Tokio y Kyoto y unos mapas muy buenos.

 

Además de los trenes vimos que existe el Tokio Water Cruise, que va desde Asakusa hasta el Centro de Tokio.

 

Bueno, esto lo principal que hay que saber del transporte antes de ir, así es que os dejo hasta el próximo post.

 

PS: El autobús ni lo hemos visto por que no se nos pasó por la cabeza utilizarlo… y para saber el tipo de cambio podeís entrar en finanzas.com

Continuando con nuestra búsqueda de información, nos hicimos un lío con TODO lo que había por ver en Kyoto, sólo os contamos algunos cuantos número que encontramos por la red, 1600 templos Budistas, 400 templos Shinto, 17 lugares declarados patrimonios de la humanidad y por si con eso no tienen suficiente, al haber sido la antigua capital de Japón, en Kyoto nacieron la mayoría de actos protocolarios más populares, tales como la famosísima ceremonia del Té.

 

Según la guía de Lonely Planet, Kyoto es un sitio muy especial en donde “encontraremos el Japón de nuestra imaginación”, en pocas palabras, si vieron películas como “Memorias de una Geisha”, allí encontrarán el ambiente en el que se vivía en esas épocas.

 

Como íbamos a estar sólo 3 días y medio allí, nos vimos con la necesidad de afinar bien nuestras visitas, lo único que sabíamos por la cantidad de información que leíamos era que para vivir realmente la experiencia lo mejor era caminar por la ciudad, además de revisar la guía de “Japón” de editorial planeta, vimos los blogs y encontramos uno realmente interesante en el cuál se resumen las cosas importantes de Kyoto se llama la Miniguia de Kyoto.

 

Por mi parte, estaba interesado en ver las doris, o puertas, que aparecían en la primera escena de Memorias de una Geisha, que es un lugar que estaba a las afueras de Kyoto y mi mujer quería ver un especialmente un mercadillo que sólo lo hacen una vez al mes. En resumen nuestro recorrido en Kyoto sería:

 

Kyoto Station, todos dicen que vale la pena verla.

Teramachi Dori, calle de tiendas cubiertas.

Mercado de Nishiki, estábamos como locos por probar la crema de Tofu y más Tofu.

Pontocho Dori, la calle de los barecillos y por donde dicen que hay geishas

Gion, el barrio de las calles de “película”

Kinkakuji, el Templo dorado

Ryoanji
Kiyomizudera, la terraza de Kyoto.

Sanjusangendo

Tokufuji, en donde filmaron las doris de Memorias de una Geisha.

Arashiyama, un lugar con fotos muy bonitas.

El Palacio Imperial

 

Bueno, en teoría todo estaba planeado para disfrutar de la experiencia.

 

Y esto es todo por ahora, en el próximo post, hablaremos del transporte de lo que no nos quedaba muy claro: el uso del Japan Rail Pass.

Año nuevo y post nuevo… ya estamos de vuelta…

 

Retomando el post anterior, para decidir qué íbamos a ver en Tokyo, nos centramos en lo que más nos gustaba, es decir, cultura, comidas, contrastes y ¡compras!, si teníamos que tener TODO.

 

Así comenzamos a ver que habían varios distritos interesantes, tanto por sus “continentes” como por su “contenidos”, es decir, el ambiente y su gente,  es increíble la cantidad de cosas que podíamos ver en cada barrio, hay tanta información que no sabíamos exactamente cuánto tiempo teníamos que dedicarle a cada barrio.

 

Leyendo el blog “un geek en japón” , nos enteramos de cómo era la vida en Tokyo y sus barrios, qué era lo más atractivo y algunas recomendaciones de algunos de los distritos, fué un buen punto de partida. Pero leyendo la guía de Lonely Planet “Tokyo de Cerca”, pudimos ver que habían varios barrios y zonas más que podíamos, lo bueno de esta guía eran sus mapas y que dentro de la información que traían estaban los horarios, bastante exactos, y esto nos daba pie a  planificar un poco mejor nuestros días.

 

Toda esta información la complementamos con aquella que pudimos obtener del blog de Jokinsu, nos pareció muy buena la información que allí encontramos, las principales diferencias que pudimos ver entre la guía y el blog, eran que el blog lo encontramos un poco más cercano a lo que estábamos buscando, es decir una información un poco más extendida de cada lugar y que las guías tenían un poco más de historias de los lugares, vimos que ambas informaciones eran complementarias.

 

Después de mucho leer decidimos que íbamos a visitar los distritos:

Ueno, allí veríamos el Ueno Park y el mercado del Ameyoko.

Akihabara, principalmente lo veríamos por las tiendas de electrónica.

Asakusa, para ver el Templo Senso-ji y el mercado que precede su entrada.

Tokyo centro, para ver Odiaba y el palacio Imperial.

Ginza, para ver las grandes tiendas comerciales.

Shibuya, a tomar fotos al cruce peatonal por excelencia.

Shinjuku, para ver las tiendas, rascacielos y demás…

 

Y si quedaba tiempo, iríamos a Roppongi y a algún distrito más, total eran 7 días completos.

 

Bueno, en el próximo post contaremos la preparación de nuestra visita a Kioto. Hasta la próxima.

Y comenzamos la selección de los sitios que más nos interesan ver tanto en Tokio como en Kyoto, nuestras fuentes, las mencionadas en un post anterior, las guías y los blogs tienen una cantidad de información impresionante, tanto que no sabes por donde comenzar.

 

Tenemos la suerte de conocer a gente que ha estado en Japón, desde mi madre hasta colegas de trabajo, en un principio mi madre nos comenzó a literalmente de información, que si en Tokio tienes que ver esto, esto y esto que en Kyoto lo otro, más lo otro, en fin que más que ayudarnos a aclarar las cosas nos las enredó un poco.

 

En fin, fuimos a ver a una amiga que es como yo, es decir descendiente de japoneses, ella y su marido, sólo nos hablaban de tienes que comer esto, probar lo otro, y todo lo relacionado con comida. Así es que después de ver que cada nos da un dato diferente, decidimos que íbamos a hacer las cosas a nuestro rollo, primero decidir que es lo que más nos interesa ver y luego el orden en el que veríamos las cosas.

 

A nosotros nos interesaba la cultura y vivir el ambiente del lugar que visitamos y Japón no iba a ser menos, leyendo y leyendo, supimos que teníamos que ver templos, parques y la ciudad, obviamente también teníamos que hacer espacio para las compras, así es que de esta manera comenzamos a hacer la selección de nuestros sitios de interés.

 

Bueno, y hasta aquí el post de hoy, una vez que ya hemos elegido nuestros criterios de selección, comenzaremos con la planificación de Tokio, hasta la próxima.

Estuvimos leyendo las guías y los blogs para enterarnos bien acerca de los hoteles, existen muchos tipos de hoteles, desde los que estamos acostumbrados a ver en occidente hasta los más curiosos e innovadores temáticos, obviamente el precio varía según infinidades de cosas como zona, calidad, etc…

 

Tipos de Alojamientos

 

Nosotros encontramos hoteles para TODOS los gustos, sí, si desean ir a un hotel del estilo occidental, pondrán encontrar desde las típicas cadenas hasta hoteles independientes, las características son las mismas a las que podemos encontrar aquí en Europa, pero nosotros descartamos este tipo de hoteles por que queremos vivir el “Nihon Experience” al máximo.

 

Si tenéis un presupuesto bajo, un tipo de alojamiento adecuado son los Albergues (Youth Hostels), están bien y son económicos, ellos tienen todas las comodidades y, siendo los japoneses tan escrupulosos como lo son en calidad y limpieza, pudimos leer en los diferentes blogs que son muy recomendables.

 

Si queréis vivir la experiencia “Japón” en toda su magnitud, es decir, durmiendo en futones sobre tatamis, los alojamientos perfectos son los Ryokanes, los hay de todo tipo y precio, algunos son casas particulares que han sido convertidas en alojamientos turísticos, en los cuales encontrareis un ambiente hogareño y otros son hoteles que combinan habitaciones de estilo japonés y habitaciones de estilo occidental. Nosotros decidimos por uno de estos últimos se llama Hotel Edoya. Generalmente en este tipo de alojamiento vienen incluidos el desayuno y tienen una buena relación calidad/precio. Para más información pueden ver la siguiente web www.ryokan.or.jp. Si desean ver un vídeo del Hotel Edoya pueden ver el siguiente link http://www.youtube.com/watch?v=KMBZaA1SvmU

 

Leyendo el Loneley Planet nos dimos cuenta que habían unos hoteles “del amor”, bueno, en un principio nos pareció un concepto un poco raro y lo asocié con “hoteles de barrio rojo”, pero estaba muy equivocado, estos hoteles aparecieron en respuesta a la necesidad de los japoneses de tener relaciones con sus respectivas parejas al no contar con un sitio “adecuado”. ¡Dicen que estos hoteles son baratos y algunos cuentan con habitaciones temáticas!

 

Por último están los hoteles nichos que son literalmente “nichos” con todas las comodidades como por ejemplo TV, pero compartiendo baño y teniendo una taquilla para guardar las cosas. Un amigo, que ha vivido la experiencia, me comentó que esto sólo lo recomienda como una única experiencia, pero que no lo volvería a repetir, por que ¡se sintió bastante agobiado! OJO, mi amigo me comentó que no son lo barato que nosotros esperamos.

 

Bueno, hay un sistema de alojamiento que no está disponible en todos lados y que son los templos, en algunos templos existe la posibilidad de quedarse por una módica suma, la verdad es que sólo lo he leído en el lonely planet, pero seguro que para los mochileros es una muy buena opción.

 

Kyoto

 

Lamentablemente en Kyoto no hemos podido encontrar ningún Ryokan, pero nos alojamos en el Palace Side Hotel tuvimos un buen precio para una habitación correcta en frente del Antiguo Palacio Imperial.

 

Y en el próximo blog os contaremos como fuimos preparando las rutas.